Historia de Edimburgo

La novelesca vida de Arthur Conan Doyle, escritor de Sherlock Holmes

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

El escocés Arthur Conan Doyle es el creador del detective más famoso del mundo. Pero, hoy no vamos a hablar tanto del detective de Baker street, sino de la vida de su autor.

Esto es algo que el escritor agradecería, porque Doyle incluso llegó a tener celos de Sherlock por el hecho de que fuera más famoso que él. (De hecho, intentó matar al personaje, como contamos en el Tour de la Ciudad Nueva de Edimburgo).

Pero esta anécdota no debería hacernos ignorar el hecho de que Arthur Conan Doyle, además de “crear” el género detectivesco, hizo muchas otras cosas.

Estudio en escarlata, novela de Sherlock Holmes
Estudio en escarlata, primera novela de Sherlock Holmes

Ejerció de médico como voluntario en África, participó activamente en política, y criticó el genocidio del Congo Belga, convirtiéndolo en un debate internacional.

Intentó alistarse sin éxito en la Primera Guerra Mundial cuando ya contaba con 55 años, para luchar contra los alemanes.

Fue un ferviente defensor de la Justicia, y ayudó a esclarecer casos y a conseguir la inocencia de acusados con pruebas insuficientes.

Incluso tuvo tiempo de entablar una buena amistad con el famoso mago Houdini, alistarse en la Masonería y convertirse al espiritismo.

Sabiendo todo esto, empecemos con lo básico:

¿Quién era realmente Arthur Conan Doyle?

Sir Arthur Conan Doyle nació en Edimburgo, en 1859. Su padre tuvo problemas de alcoholismo, y con esta delicada situación familiar, a la edad de 9 años se fue a estudiar a Inglaterra.

Arthur Conan Doyle
Arthur Conan Doyle

A pesar de recibir una educación jesuita, abandonó el catolicismo por el agnosticismo. En 1876 Doyle volvió a Edimburgo para estudiar medicina.

Es justamente de un profesor de medicina llamado Joseph Bell, de quién tomará la inspiración para su personaje de Sherlock Holmes.

Conan Doyle se propuso la difícil tarea de progresar en el campo de la medicina al mismo tiempo que probaba suerte como escritor.

Triunfó en esas dos facetas. Además, se casó con la hermana de uno de sus pacientes, la cual lo acompañó en su creciente fama internacional.

Doyle dejó entonces de lado su profesión médica para volcarse de lleno en la escritura, y probó con todo tipo de géneros: novelas bélicas, comedia, romance…

Sin embargo, fue en el género de novela detectivesca donde consiguió fama universal con la creación de su perspicaz detective y su ayudante médico.

Espiritualismo

Sin embargo, contrastando con el observador y meticuloso Sherlock Holmes, Doyle tenía un enorme interés en lo paranormal. Al principio era solo un “hobby”, y aunque lo encontraba fascinante, no era su mayor preocupación.

Los acontecimientos que rodean su vida tras la Primera Guerra Mundial, sin embargo, cambiarán esto. La pérdida de su hijo, otros familiares y gente cercana le causará un gran vacío que intentará llenar con el espiritismo.

Conan Doyle llegó a convertirse en una de las caras visibles del espiritualismo a nivel mundial. Donó gran parte de las ganancias cosechadas por sus obras y escribió varios libros acerca del tema. En ellos, el contenido es además autobiográfico en gran medida.

Espiritualismo Conan Doyle
Libro de Arthur Conan Doyle sobre espiritualismo

Es a causa de su fe ciega en lo paranormal que su buena relación con el mago Houdini se ve truncada. Houdini y Doyle se habían conocido después de un espectáculo del mago, y habían desarrollado una amistad.

Sin embargo, esta se deterioró posteriormente. Houdini, a pesar de explicarle los trucos, veía impotente cómo Doyle se negaba a creer que eran triquiñuelas. Él pensaba que era magia de verdad, y creía en lo paranormal, obviando los hechos.

Incluso parte de los espiritualistas criticaron a Doyle cuando hizo un artículo sobre la “Evidencia de las hadas”.

Actualmente, muchos de los fans de Sherlock Holmes lamentan la deriva que tomó el autor en este campo. Por eso es necesario en este caso separar la obra del autor.

Que el escritor creyera en las hadas y en la magia no hacen que Sherlock deje de ser Sherlock.

Además, sería injusto dejar de lado otras interesantes facetas de Doyle.

Activismo político

Uno de los trabajos más importantes de Doyle es “El crimen del Congo”. No tan conocido en el mundo literario, se trata de una feroz crítica a los crímenes cometidos por el rey Leopoldo II de Bélgica en el Congo.

Leopoldo II, enemigo de Arthur Conan Doyle
Rey Leopoldo II de Bélgica, con quien Conan Doyle fue muy crítico

El trabajo de Arthur fue esencial para que actores internacionales dejaran de mirar a otro lado. La situación en el Congo era insostenible, y la denuncia del escritor sirvió para que el estado belga tomara cartas en el asunto.

Abogado

En 1907 Conan Doyle tuvo una reunión en un hotel con un hombre llamado Edalji, que estaba intentando limpiar su nombre. Necesitaba ayuda desesperadamente.

Como si de un episodio de Sherlock Holmes se tratara, Doyle se había interesado por el caso un tiempo antes.

Edalji había sido condenado a 7 años de trabajos forzados por mutilar ganado y enviar cartas amenazantes a los dueños. Mucha gente no estaba convencida de que se hubiera hecho justicia con él, y se recogieron miles de firmas pidiendo su libertad.
A los 3 años fue liberado, pero sin recibir compensación y sin que se le declarara inocente, lo que le prohibía ejercer su profesión de abogado.
Doyle leyó sobre el caso en la prensa y se interesó por él. Después de la reunión que tuvo con Edalji, Doyle estaba convencido de su inocencia.

Recogió evidencias de que se había sido parcial e injusto con Edalji. El juicio hacía aguas por todas partes.
Las manchas de sangre que se encontraron en la casa de Edlaji resultaron ser manchas de óxido. El barro de sus botas no era de la misma tierra que el del ganado. Después de su entrada en prisión se siguió matando ganado y enviando cartas amenazantes a los dueños.

Estos hechos, y otros, fueron publicados progresivamente en la prensa por Doyle denunciando la injusticia cometida con Edalji.

Finalmente, el gobierno británico tuvo que actuar y le declaró inocente.

Este acto sirvió en parte para que se formara la Corte Criminal de Justicia en 1907, cuyo objetivo era corregir errores de la Justicia, ya que antes no había un órgano expresamente creado para ello.

Además, el agudo ojo de Doyle en los detalles sirvió para salvar a otro inocente. Doyle también se interesó en el caso de un hombre llamado Oscar Slater, que había sido condenado por asesinato.
Doyle observó inconsistencias en el juicio y en las pruebas aportadas, y de este modo logró que se reabriera el caso. Posteriormente defendió a Slater, consiguiendo que se le declarara inocente.

Final de su vida

Tras la muerte de su primera esposa, Coyle se volvió a casar en 1907. Estuvieron felizmente casados hasta la muerte del autor en 1930. En su jardín, sufrió un infarto cuando en una mano tenía una flor y la otra se agarraba el corazón. Sus últimas palabras fueron: “eres maravillosa”, dirigidas a su mujer.

Bilbaíno de nacimiento, pero escocés por adopción. Soy un apasionado de la Historia en general y de Escocia en particular, Ahora tengo la suerte de poder dedicarme a contarla en Edimburgo como guía turístico, en mi propia empresa :)

Write A Comment