Edimburgo

Rob Roy, la verdadera historia del Robin Hood escocés

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Como es habitual,  Hollywood imprime la leyenda y obvia los hechos y la verdad a la hora de contar una buena historia.

Así lo hicieron en el caso de Rob Roy, como en tantas otras ocasiones.  Pero curiosamente la fantasía y la leyenda acerca de este personaje se empezaron a moldear mucho antes de que Hollywood pusiera sus manos sobre él.

Rob Roy, ¿el Robin Hood escocés?

Para entender el fenómeno Rob Roy,  hay que situarse antes en contexto:

Escocia durante los siglos XVIII y XIX.

Nos encontramos en una época donde los escritores tienen un enorme cariño por personajes transgresores. Se tiende a idealizar a los bandidos y forajidos, y hay un gusto por la rebeldía e incluso una tendencia a justificarla.

Además, Inglaterra tenía desde hacía mucho tiempo uno de los más populares forajidos de todos los tiempos: Robin Hood.

La historia del arquero que robaba a los ricos para dárselo a los pobres es de las más famosas y más queridas, incluso a día de hoy, y no solo en Inglaterra. Según los historiadores, poco hay de cierto en las historias que enfrentaban a ese Robin oculto en el bosque de Sherwood con el sheriff de Nottingham. Esto no ha sido impedimento para que muchos aun piensen que se trata de un personaje real.

En cambio, sí sabemos que Rob Roy existió. Sin embargo, lo que conocemos hoy en día acerca de él, nos hace pensar que no era el héroe que la gente creyó que fue.

¿Quién era Rob Roy realmente?

Físicamente  Robert McGregor era el prototipo de un escocés de las Highlands: un corpulento guerrero pelirrojo que iba con su kilt a todas partes.  Y por su pelo tan de característico, él mismo firmaba a veces como Rob  Roy (“el rojo Roy” en español).

Retrato Rob Roy
Retrato de Rob Roy

Rob Roy nació en las Highlands en la segunda mitad del siglo XVII. Era miembro de uno de los clanes de la Tierras Altas más conflictivos de su época: el clan McGregor.

Los McGregor actuaban como una especie de mafia de entonces. Ofrecían protección a los granjeros, y les aseguraban que nadie robaría su ganado. Cuando los granjeros no les pagaban, ellos mismo robaban sus vacas.

Con el paso del tiempo Rob Roy cambió su modelo de negocio y se dedicó a la compra-venta de ganado.  Su terreno estaba justamente entre dos poderosas casas rivales: Montrose y Argyle. Y Rob Roy vio una oportunidad para conseguir dinero extra gracias a esta tensión entre uno y otro: causar altercados entre ambos para conseguir beneficio propio.

Años de forajido

Rob Roy pidió  un préstamo al duque de Montrose  de nada menos que 1000 libras, una cantidad enorme para su época. Su negocio se estaba resintiendo y pensó que lo mejor para salir adelante era este préstamo. Lamentablemente para él, la caída de precios en el mercado de ganado en 1712 fue terrible, y  Rob Roy perdió gran parte de su capital.

Marchó hacia el norte sin haber saldado la deuda, intentado arreglar la situación. Al volver se encontró con que sus tierras habían sido embargadas y su familia desahuciada.

¿Qué hizo entonces? Convertirse en un ladrón de ganado, siendo su principal víctima su antiguo benefactor, el duque de Montrose.

Y para buscar protección, en una hábil jugada, Rob Roy buscó asilo en las tierras del duque de Argyle, el enemigo y rival de Montrose.

Aun así Rob Roy tenía cargos de bancarrota fraudulenta, y a estos se le añadieron los de traición a la corona. Se le vio “combatiendo” con los insurreccionistas jacobitas que intentaron sin éxito poner a un Estuardo de vuelta en el trono. Combatiendo entre comillas, porque varios testimonios de la época lamentan que Rob Roy llegara al campo de batalla a saquear cadáveres, en lugar de a luchar.

Además, quién era su protector, el duque de Argyle, estaba del lad odel gobierno. Se especula con que tal vez Rob Roy actuó como agente doble, aunque esto no ha sido demostrado.

Nace la leyenda de Rob Roy

Rob Roy tuvo la suerte de convertirse en leyenda cuando aún vivía. Fue capturado varias veces y la en la última ocasión parecía que no conseguiría escapar.

Por suerte para él, un escritor anónimo (para Walter Scott y otros, Daniel Defoe, el autor de  Robison Crusoe),  publicó en 1723  : “El renegado de las Highlands”. Una versión idealizada del forajido pelirrojo que sirvió para que  el rey Jorge I le concediera el perdón justo antes de enviarlo a Barbados de prisionero.

Durante la última etapa de su vida se retiró a vivir cómodamente. De estos últimos años de su vida no se conoce ningún altercado, más allá de algún duelo ocasional.

Consagración de Rob Roy

Sin duda, lo que inmortalizaría a Rob Roy  y ha servido para llevarlo a Hollywood fue la novela  del mismo nombre: “Rob Roy” que publicó Walter Scott en 1818. El aclamado y queridísimo escritor escocés se tomó las licencias que quiso para retratarlo de forma heroica.

Sin embargo, esto no es monopolio ni de Walter Scott ni de Hollywood. Shakespeare ya escribía obras demonizando a reyes escoceses para contentar a la corona inglesa. Walter Scott amaba la cultura de las Highlands y a falta de un héroe, lo creó basándose en lo poco que se sabía de la figura de Rob Roy.

La dimensión del personaje de Rob Roy quizás no esté a la altura de la moral de sus obras de ficción. Pero es sin duda un personaje de interés. Era una persona culta, muy alejado de la imagen bárbara que adopta a veces en el imaginario colectivo. Vivió un período difícil en Escocia, tal y como fueron los alzamientos jacobitas y supo sortear este problema con gran habilidad.

Escapó de prisión una vez, y en el momento que parecía atrapado y sin salida la se le indultó por aclamación popular.

Finalmente, sirvió de inspiración para crear al heroico forajido escocés que se necesitaba en la cultura popular de Escocia.

Si quieres conocer más historias como esta, ¡reserva gratis nuestro Tour de la Ciudad Vieja de Edimburgo!

Bilbaíno de nacimiento, pero escocés por adopción. Soy un apasionado de la Historia en general y de Escocia en particular, Ahora tengo la suerte de poder dedicarme a contarla en Edimburgo como guía turístico, en mi propia empresa :)

Write A Comment